viernes, 16 de mayo de 2008

CAROD SIGUE "HACIENDO AMIGOS"

Cada vez que leo la prensa, encuentro más motivos para seguir en ciudadanos, apoyando este movimiento cívico-político de rebeldía contra las insensateces institucionalizadas de las que vienen haciendo gala los miembros del tripartito.

Hoy me tropiezo nuevamente con las andanzas de J.L. Carod Rovira por tierras lejanas, inaugurando otra "embajadita" de su "paisito" catalán, y "haciendo amigos" entre los diplomáticos españoles. Ya empiezan a recelar de él, y de sus pretensiones "imperiales", e incluso evitarle. La última, ayer en Londres, tratando de puentear a la embajada española, la cual matiza claramente que las relaciones comerciales que pretende establecer para Cataluña "solo podrían ser a nivel extraoficial y privado". Bien dicho. Es una pena que, en esta ocasión, no le acompañara uno de nuestros diputados, como en su ya famoso viaje a Berlín, para dejar bien claro que en Cataluña no todos somos ni pensamos como J.L. Carod.

Carod obvia la bandera española en Londres al abrir la nueva sede
Malestar de los diplomáticos españoles por la iniciativa del vicepresidente
Rafael Ramos Londres, Corresponsal 16/05/2008

LA VANGUARDIA. Representantes del Gobierno y el Parlamento británico, de la Unión Europea y de países tan diversos como Alemania, Andorra, Mozambique y las Islas Feroe celebraron ayer con entusiasmo la apertura de la delegación de la Generalitat en Londres como un instrumento de promoción de la cultura, la lengua y los intereses económicos catalanes. Pero la respuesta de la diplomacia española fue mucho más contenida, incluso recelosa. Como en otras delegaciones catalanas, tampoco hubo bandera española.

En ausencia del embajador Carlos Miranda (que alegó tener un compromiso previo), la representación del Estado español corrió a cargo del ministro consejero, Javier Carbajosa, que departió cordialmente unos minutos con el conseller de la Vicepresidència, Josep-Lluís Carod-Rovira, en el acto celebrado en un céntrico hotel de Londres. Otros integrantes de la delegación diplomática que figuraban en la lista de invitados optaron por enviar en su lugar a funcionarios de rango inferior.

"El Gobierno catalán sostiene que el Estatut le autoriza a abrir delegaciones en el extranjero, pero hay que tener en cuenta que se trata de un documento recurrido ante el Tribunal Constitucional, y que además hay una cosa que se llama la pirámide jerárquica de autoridad, así que tenemos que ver cómo funciona todo esto", comentó un alto funcionario tras notar la ausencia de la bandera de España junto a la senyera (que, si se obtienen los pertinentes permisos municipales, ondeará en el edificio de Fleet Street donde se encuentra la delegación).

Las autoridades catalanas quieren establecer contactos directos con el Foreign Office, mientras que la embajada española cree que sólo podría ser "a nivel extraoficial y privado".

1 comentario:

filomeno2006 dijo...

Carod....¿Sembrando cizaña?