domingo, 27 de abril de 2008

DE FERIA EN FERIA

Ya me lo decía la madre de mi amiga Reyes: "cualquier día vas a montar un puesto de turrones, para ir de feria en feria". En efecto, quienes me conocen bien, saben que me gusta la feria, y el cachondeo en general, y disfrutarlos en compañía de los buenos amigos. Y si hay que viajar de punta a punta del mapa, se viaja.

Hace dos semanas, tuve la inmensa suerte de volver a pasar un día y dos noches en la feria de Sevilla, lo que me ayuda a mantener vivo el contacto con mis amigos sevillanos, y de paso hacer nuevas amistades, entre copa y copa de "rebujito". Mis amigos sevillanos saben de mis andanzas políticas por estas tierras catalanas, de la mano de C's, y muchos de ellos me trasladan su admiración por la labor que estamos haciendo, tratando de devolver el sentido común a la vida política, regenerándola, luchando contra el sinsentido de los nacionalismos y contra todo tipo de discriminaciones a los ciudadanos españoles, especialmente las que se están imponiendo por razón de su ubicación geográfica en una u otra Comunidad Autónoma.

Dos semanas después, me veo de nuevo en otra feria, aunque ahora más cercana en distancia: la feria de Abril de Cataluña, en Barcelona. En ambas ferias, siendo diferentes como son, me siento igualmente identificado con lo que representan, y cómodo, al estar también rodeado de amigos, mis compañeros de Ciudadanos (C's). Os animo a todos los que podáis acercaros por Barcelona a conocer esta feria, y a pasaros por nuestra caseta. Seréis bienvenidos.

Aprovecho también para compartir con vosotros la
"Declaración de C's sobre la Feria de Abril en Cataluña".

Son muchos los andaluces que desde finales de los años cincuenta, durante la década de los sesenta e incluso en buena parte de los primeros años setenta, dejaron su región en busca de un mejor nivel de vida para ellos y para sus familias en Madrid, País Vasco o Cataluña.

A Cataluña, donde llegaron familias de distintas zonas de España, se desplazaron un número considerable de andaluces, por lo que un porcentaje muy importante de la actual población catalana tiene en Andalucía sus orígenes. Son catalanes que se sienten también andaluces y españoles, y que cada año en la Feria de Abril reviven y expresan su compuesta identidad sin exaltación, sin exclusión, con naturalidad.

La Feria de Abril en Cataluña es un ejemplo de convivencia, un ejemplo de lo que es España y Cataluña: un crisol de culturas y tradiciones. A imagen y semejanza de lo más típico del folclore andaluz, la Feria de Abril de Cataluña, y eso la singulariza, es una feria organizada por ciudadanos catalanes que recuerdan sus orígenes, pero ciudadanos catalanes que unen esas dos culturas: la de sus ancestros y la de ellos mismos y de sus hijos.

Ésta es una fiesta abierta a todos los ciudadanos, sea cual fuere su condición y origen, organizada por catalanes que, apegados a su tierra, sienten el mismo apego por la cultura, el folklore y la gastronomía de la tierra de donde proceden ellos mismos o sus antepasados.

Ciutadans-Partido de la Ciudadanía